Una jubilacion por todo lo alto

Este año le ha tocado el turno a mi padre para jubilarse, más de cuarenta años al frente de una empresa de seguros son demasiados años, una empresa siempre de las primeras de la lista, una empresa con el mayor número de asegurados. El siempre alardeaba y alardea de la buena plantilla que ha tenido siempre, gente con carisma, con ganas de trabajar, gente que ha trabajado hasta en días de fiesta dándose cuenta que merecía la pena, gente de la que ha aprendido mucho y que sin duda echará de menos. Lo difícil viene ahora, cuando una persona que ha trabajado durante toda su vida todo el día, se queda en casa sin hacer nada, muchos dicen que la casa se les viene encima y que lo mejor es encontrar algún tipo de hobby con el que entretenerse a partir de ahora. Entre tanto nosotros que somos sus hijos y toda su plantilla pensamos que la despedida debía ser sin duda por todo lo alto, un trabajador de ese nivel no podía irse de la empresa como si nada, es más la propia empresa se encargaba de correr con todos los gastos de la fiesta, hasta ese punto lo querían.

La verdad que eran muchas las cosas que se debían preparar, pensar en el regalo era lo más difícil, un hombre al que no le ha faltad de nada, un hombre que siempre ha tenido lo que apetecía, porque si algo es mi padre es coqueto, que les gustaba ir muy bien arreglado, os puedo incluso decir que no recuerdo ni un solo día en el que haya ido a trabajar ni siquiera en pantalón vaquero. El ir de traje y corbata siempre ha sido su debilidad y por ello tenía un vestidor en casa lleno de trajes, camisas y corbatas además de pañuelos, a juego con el traje que iba a llevar cada día.  Yo quería regalarle algo que siempre recordara en su jubilación, algo que no olvidara nunca y que a poder ser utilizara, pensé en un bolígrafo de esos que tiene un bonito diseño, esos que pueden llevar en el bolsillo perfectamente, por lo que miré en la web de http://www.selfpaper.com/ en la que pude encontrar una amplia variedad, justo para dar de lleno en su gusto. Fue así como de una manera emotiva celebramos su jubilación y le dimos todos los regalos.