Mantenimiento preventivo o correctivo de coches

Tener un coche implica que habrá que sustituir a lo largo de su vida útil una serie de piezas, para que pueda seguir cumpliendo con su función: trasladarnos de un lugar a otro. La cuestión está en cuándo realizar esos cambios.

El mantenimiento preventivo consiste en ir chequeando los sistemas del vehículo e ir reemplazando las partes que evidencien señales de una eminente avería. También aplica a las reposiciones que, aún sin que haya signos palpables de deterioro, se hacen siguiendo las indicaciones del fabricante o de los expertos en el sector automotriz.

En cambio, el mantenimiento correctivo se aplica una vez que ocurre alguna falla, es decir cuando una o más piezas se han dañado. En ocasiones, incluso existiendo alguna avería no se repara en el momento, sino cuando el vehículo está imposibilitado para continuar su labor o ni siquiera enciende.

A priori podría decirse que el mantenimiento debe ser el preventivo y en efecto así lo es; no obstante, existen algunos factores que dificultan su puesta en práctica:

  • Desconocimiento: cuando el usuario no conoce bien cómo funcionan los sistemas de su coche, ni sabe cuándo deben reemplazarse algunas piezas o llevar a cabo ciertas acciones para evitar futuras fallas, es muy probable que no sean oportunos los respectivos cuidados.
  • Factibilidad económica: esta es una de las principales causas por las cuales no se realiza el mantenimiento en los tiempos adecuados y se posponen las sustituciones que correspondan.
  • Preferencias: existen personas que consideran que si algo está bien, hay que dejarlo así. En otras palabras, prefieren ser reactivos que preventivos.
  • Experiencia: acorde a las situaciones propias o de conocidos, según lo que hayan afrontado antes, se discierne cuándo se puede esperar para hacer una reparación. Podríamos decir que deciden no sustituir innecesariamente, si aún consideran que una pieza puede resistir más.

Cumplir con los mantenimientos

Es importante estar pendiente de las condiciones del vehículo, si no se tiene el conocimiento adecuado, hay que llevarlo a los talleres mecánicos con los profesionales para que hagan diagnósticos y las labores pertinentes para que el funcionamiento sea el apropiado. En cuanto a la factibilidad económica, una alternativa para que el dinero rinda más es usando recambios de segunda mano para coches.

Si no va a cumplir con los mantenimientos preventivos, al menos debe evitar que las fallas se conviertan en males de gran magnitud. A veces el exceso de confianza nos puede jugar en contra. En todo caso, la prudencia nunca está demás, cuando la seguridad y la integridad están comprometidas.

Donde es mejor vender un coche averiado

Hay personas que a simple vista hasta pueden decir que es imposible lograr el propósito de vender un coche averiado. Y como desconocen que existen alternativas para lograrlos, permanecen por tiempo indefinido con un vehículo que nunca tendrá reparación y solo está estorbando.

Buscar un comprador bajo esas circunstancias, es como buscar quien te regale su coche. Eso no ocurre, ¿cierto? La buena noticia es que sí es factible conseguir quien te pague por el vehículo viejo, inservible y maltratado. Y no estamos hablando de cambiarlo por un caramelo, sino por una cantidad sustanciosa.

Olvídate de poner anuncios en los medios tradicionales ni virtuales, perderás tu tiempo y el de los posibles compradores. Todos saben que llegada cierta fecha, por mucho que se le invierta al vehículo, no volverá a funcionar perfectamente. El proceso de declive se puede ralentizar, más no detener. Y hay que reflexionar seriamente, si vale la pena el dinero y la dedicación que se le da.

¿Quién compra un coche dañado?

Entonces, cuál es la respuesta a esa gran interrogante, quién puede comprar el coche aunque esté muy averiado. Se trata de unos centros autorizados para darle de baja a los vehículos, mejor conocidos como desguaces. Claro está, que no puede ser cualquier establecimiento que tenga un montón de chatarras de carrocerías y ni se sepa de la legalidad del mismo.

Los centros autorizados están debidamente calificados para recibir coches en desuso, hacer el proceso de sacarlos de circulación y del sistema de vehículos activos de la DGT y después iniciar la desincorporación de las piezas que lo conforman. Esto pasa por varias etapas para que resulte lo menos contaminante para el medio ambiente y lo más seguro para los individuos.

En ese proceso de desmembramiento del vehículo se detectan muchas partes que aún tienen un margen de utilidad largo. Cada pieza es descontaminada como corresponda, se limpia y se somete a pruebas de funcionalidad. Una vez superada cada fase con resultados positivos, pueden ser puestos a la venta.

Lo descrito anteriormente, es la razón por la cual los desguaces están dispuestos a comprar hasta el peor de los coches que les ofrezcan. Más de una pieza debe servirle; entre accesorios, partes mecánicas, carrocería y el habitáculo.

No queda más que decir, que si posee un automóvil viejo e inútil para ud., pida tasación de coches averiados para desguace. Se sorprenderá de la cantidad que puede recibir y sin que ud tenga la más mínima molestia, porque ellos se encargan de todo.

Consejos para elegir un taller

Cuando el coche se rompe, es indispensable contar con un taller de confianza para repararlo de la manera más rápida. En la mayoría de ocasiones tu mejor opción será: www.autingo.es, que es un directorio para encontrar talleres mecánicos garantizados, y que ofrecerán siempre los mayores beneficios.

Sin embargo, antes de contratar los servicios de un taller mecánico, es indispensable que sepas cómo escogerlo. Por este motivo, hoy te mostraré los mejores consejos para elegir un taller mecánico y disfrutar siempre de un buen servicio.

¿Qué tener en cuenta?

Puedes encontrar en el mercado una gran cantidad de talleres mecánicos, de diferentes tipos. Para escoger uno bueno, debes fijarte en los siguientes aspectos:

Orden

Desde el letrero del anuncio hasta el interior del taller, es indispensable que un taller cuente con un excelente orden para asegurar su calidad. Un taller en el cual se mantenga la limpieza y se vea todo ordenado, seguramente te brindará los mejores servicios.

Sin embargo, si te encuentras con una mala presentación desde el principio, no te recomiendo que utilices los servicios de ese taller mecánico.

Opiniones de otras personas

Existen muchas opciones a la hora de encontrar un buen taller mecánico, y ver las opiniones de otras personas puede ser muy efectivo para escoger un taller de buena calidad. Te garantizo que, si te fijas en las opiniones de otros clientes, podrás encontrar un taller que se adapte a tus necesidades personales.

En todo momento, es indispensable tener en cuenta que, si tienes como referencia la experiencia de otros usuarios, será más fácil escoger un taller mecánico.

Precios claros

Desde el principio, cunado entras al taller, debes tener presente cuanto costará la reparación de tu coche. Especialmente porque así, podrás tener un presupuesto, y que te especifique los gastos en repuestos y mano de obra.

En muchos talleres existen costes ocultos, los cuales son perjudiciales para tus finanzas, porque terminarás pagando más de lo necesario. Es por esto que, debes aclarar muy bien los costes que tendrás a la hora de reparar el coche, y así evitar llevarte sorpresas al final.

Si un taller cumple con estas condiciones te garantizo que tendrás siempre un buen servicio. Será mejor escoger los talleres que tengan un sistema de precio cerrado, porque de esta forma, no tendrás que preocuparte por los costes ocultos. Así que, ya sabes como escoger un buen taller, por lo cual, ya podrás reparar tu coche con toda confianza.